hugo bolívar

Bailando durante las fiestas patronales de Graus, mi localidad natal.

Durante la grabación de un videoclip de Qvinta Essençia.

Es lo que querían pero no es lo que era.

De hecho es lo que quería yo también, por ese deseo natural que todos tenemos de encajar en el molde de lo "normal".

 

La realidad es que era contratenor, una voz que nunca había dejado de explorar y con la que siempre me había identificado de verdad. Enric Serra, mi profesor por aquel entonces y tras haber pasado por todos los del conservatorio, fue el que me apoyó y me ayudó a encauzar todo aquello.

Fue entonces cuando comencé a estudiar canto histórico en la ESMUC y allí conocí a una de las piezas clave de mi formación vocal y musical:

Marta Almajano.

Seis años después de empezar en la ESMUC, me gradué con Matrícula de Honor.

 

Mis estudios superiores allí se dilataron ya que tan pronto como aposté por ir a favor de mi naturalidad vocal, empecé a tener oportunidades laborales serias.


Durante esos años, todavía estudiante, pude cantar en el Teatro Real, en las Ópera de Vichy o de Reims y en el BOZAR de Bruselas obteniendo, además, el apoyo de fundaciones como la Fundación Victoria de los Ángeles y la Accadémie Baroque d'Ambronay.

 

Sigo en la búsqueda constante de mejorar como músico y como cantante y algunas de las enseñanzas que me han marcado más ultimamente se las debo a Jorge Sirena.

Nacido y criado entre las montañas del Pirineo aragonés, donde mi pasión por el deporte y por la música se desarrollaron de forma temprana, elegí cambiar el judo por la música y con doce años ya hacía playback con un CD de Teresa Berganza que me regaló mi abuela.
Por aquel entonces ya había decidido que quería ser un cantante de ópera.

 

 

Tras finalizar mis estudios de secundaria me trasladé a Barcelona donde estudié en el Conservatorio del Liceo. Alguna profesora allí, agobiada quizás ante mi particular caso, me dijo que no iba a hacer nunca nada.
Debo decir que la entiendo: yo mismo dudaba de mi capacidad para ser un tenor, que es lo que querían que fuera.

Instantes previos a un concierto junto a Qvinta Essençia.